Estamos llegando ya al final de 2020, un año que recordaremos con horror. Y ojalá sea así porque querrá decir que a partir de 2021 las cosas empiezan, de verdad, a mejorar.

En 2020 la vida se nos ha dado la vuelta. Hemos perdido abrazos, conversaciones cercanas, viajes, conciertos… Un montón de placeres que dábamos por hecho. Y no olvidemos el peor lado de todo esto: la pérdida de los seres queridos.

En lo laboral, los menos afortunados se han quedado sin trabajo o han cerrado sus empresas. Quienes han conservado su puesto han tenido que dar lo mejor de sí: desde adaptarse a nuevas tecnologías para trabajar en casa hasta tener que esforzarse a niveles extremos, como ha ocurrido con el personal sanitario, sobre todo el de los hospitales. Llegó septiembre y los profesores tuvimos que aprender a proyectar la voz con mascarilla. Ahora no vemos la cara de nuestros alumnos y mantenemos una distancia que convierte la enseñanza en un proceso más frío y áspero de lo que ya resultaba en ocasiones. Y ahí seguimos, unos y otros, esperando con paciencia que la situación se solucione.

En medio de todo esto: os quiero hablar de dos personas que tenían un proyecto (un sueño) antes de 2020 y que, a pesar de las circunstancias, han seguido adelante y lo han lanzado precisamente ahora. Son dos personas que aman los libros y quieren contribuir desde el mundo editorial. Ambas tienen un canal de YouTube (o de “booktube”, como decimos en el mundillo) y eso hace que, aunque no los conozca personalmente, los sienta casi tan cercanos como si fueran dos buenos amigos míos.

Sus anuncios de la semana pasada me ilusionaron de tal manera que hablar de ellos en uno de mis vídeos no me ha resultado suficiente. Esta ilusión me pedía palabras escritas y me emociono mientras tecleo para contároslo.

Una de estas dos personas se hace llamar Magrat Ajostiernos. Su canal siempre me ha gustado porque entre la gran variedad y calidad de los libros que comenta, siempre le ha dado peso a la fantasía y a la ciencia ficción. Ahora, junto con su hermana, ha fundado la editorial Duermevela Ediciones. Se dedicará a traducir al castellano libros de estos géneros que, por diversos motivos, otras editoriales españolas han dejado atrás. Los lanzamientos que Magrat anuncia en este vídeo para el primer trimestre me ponen los pelos de punta.

La otra persona de la que os quiero hablar es Jan del canal Trotalibros. De él siempre me han impresionado las buenísimas reseñas que hace de títulos clásicos, combinados con otros contenidos también muy variados. Jan acaba de lanzar la editorial Trotalibros, que va a centrarse en editar clásicos que han sido olvidados y merece la pena recuperar. En este vídeo presenta el proyecto y habla, entre otras cosas, de su línea editorial.

Acabar el año con estas noticias, dos personas que se arriesgan y se embarcan en proyectos así por amor a los libros, solo me hace recuperar la fe en la humanidad y hacer balance de 2020 con un poco de optimismo.

No todo ha sido malo: hemos echado el freno, hemos reflexionado, hemos aprendido a apreciar detalles que no valorábamos lo suficiente y muchos/as hemos empezado a hacer algo nuevo. ¿Quién me iba a decir a mí que a finales de 2020 iba a tener un canal de YouTube con más de 400 suscriptores? ¿Cómo iba a imaginarme yo que iba a acabar adorando el lettering, las manualidades y el dibujo, cuando siempre me he considerado una torpe para actividades de este tipo?

Así que, lo digo con firmeza: 2020 ha tenido su lado bueno. Entre lo mejor está saber que acaban de nacer dos editoriales. Nos van a traer muchas alegrías y tienen detrás a gente que hace las cosas con amor y calidad. Todo por un proyecto cultural. Por los libros. En definitiva, unos valientes.

La imagen de cabecera es de mohamed_hassan y puedes encontrarla en Pixabay.

¿Te ha gustado esta entrada? Si es así, no dudes en compartirla para que otros puedan disfrutar de ella.

No olvides suscribirte a mi newsletter, si es que no lo has hecho ya :p

Suscríbete ya y descarga GRATIS el e-book "15 ejercicios de escritura creativa".